jueves, 31 de diciembre de 2009

Patologias Culturales y La Otra presentan:


Estaremos a partir del lunes 4 de enero con una propuesta radial diferente pero igual. No se lo pierdan. Todos los días.
Mientras tanto Patologías descansa hasta marzo.

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Andrés Calamaro en el Luna Park

Por José Cardelli

Andrés Calamaro aparece en escena junto a la mejor banda que se le recuerde. Quizá sin el charme de otros tiempos (recuérdese la maravillosa banda de la Gira Honestidad Brutal con Ciro Fogliatta en teclados) pero contundente, afinada, versátil y con la dosis de humor, guiños melómanos y solos de guitarra para el agrado del honorable público.
Calamaro no es el mismo de antes. Al menos aquel que conocimos en los tiempos de alta rotación pop y menos aún el del regreso con la Bersuit. Es evidente que hoy más que nunca ha decidido abandonar el piano y se ha propuesto desarrollar un ¿tardío? atesoramiento del puesto de performer magnético y aguerrido. Saltos, gritos, alto voltaje verbal. Creo que fue la noche en que Andrés se recibió con honores en el rol de frontman. No es poco para un hombre que hizo - en las tres cuartas partes de su vida musical- un camino regido por otras virtudes como la composición pop, la melodía perfecta y el sello de la voz de niño con dulce resaca.
No es novedad que en Calamaro conviven los diversos géneros y la historia misma de la música popular argentina. Calamaro fue un niño prodigio del rock y hoy es un maduro pragmático. Para las nuevas generaciones: Carnaval de Brasil; para los viejos soldados: La mirada del adios; para recordar a tanguito y Nebbia: Por mirarte. Los comentarios previos a cada tema lo mostraron ácido por momento e incómodo en otros, al punto de decir que él no era bueno para contar chistes. Es que hay demasiado background en Calamaro, su asociación libre, su diana-divagación se produce en una mente que nació en los 60 y que hoy se comunica principalmente con jóvenes de los 90 en adelante. Pero siempre, detrás de la pavada o del guiño culto, hay algo en Calamaro que atrae y sedimenta. Es que en la coctelera mental hay tango, Dylan, Waits, Reed, rumba, Moris, Loquillo, Nebbia, poesía tumbera, Sabina, Madrid y Buenos Aires. Demasiados ingredientes para formar un acto simple. Hasta allí un recital lindo, atractivo, una recompensa más que digna para la platea.
El regalo vendría con Aznar primero y con Lebón más tarde, quizás una manera elegante de reconocer en ellos su eterno amor por las composiciones de Serú Girán y García. Yo lo sentí como un gesto tácito, como un volver a la segunda base del rock, puesto que Calamaro en su guerra con García hizo hincapié en borrar de su discurso cualquier reminiscencia a SayNo More y buscó su identidad en los padres fundadores, léase Moris, Abuelo, Nebbia, Spinetta y de allí un vuelo sin escalas hacia Moura y Prodan. La versión de Seminare nos dejó mudos y emocionados a varios. Los contínuos gestos de devoción hacia Lebón y el resto de los músicos invitados (Vicentico & Dárgelos) le dieron al set una cálida sensación de juntada de amigos y compañeros de ruta.
Salí del estadio con una sensación extraña, reconozco que prefiero al Calamaro piano-man, el Calamaro poeta fértil de la melancolía. Pienso dos segundos y sé que es un acto de egoismo o de nostalgia. nada es mejor que ver feliz a una persona que nos dio mucho.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Patologías Culturales programa 245

"Los canatautores del cuenca del plata se encuentran en proceso de construcción de un estilo de canción que tiene como característica la diversidad. Resulta imposible, aún para su público, sus críticos, y para ellos mismos rotularlo pues responde a la síntesis personal que cada uno hace de los estímulos externos e internos que recibe y genera.


Reman contra la corriente, creando en primer lugar un espacio vacío en lo que se refiere al estilo, al tiempo, al contexto, para que en ese silencio explte la chispa que genera una idea sensible y original.


Comete un error el que pretende definir a la canción de autor que brota en estos tiempos, en estos lugares, cuando busca la genealogía de influencias musicales y poéticas. El cantautor hoy está abriendo demasiados frentes de búsqued que no se resumen en lo musical. Y de todos esos frentes opuestos y diversos está construyendo un territorio común en donde manifestar una verdad íntima y personal que lo identifica con su tiempo, su lugar, sus colegas, su público y su contexto social.


(Pablo Grinjot, en Inalámbrica, agosto 2007)


En qué estamos


Todo surgió pensando cuáles podían ser los mejores discos de 2009. O los mejores temas. Y resultó que nos fue bastante dificil encontrar uno que al escucharlo digamos: Es este! Me refiero a discos, porque temas hay. ¿Y porqué será que cuesta encontrar algo actual que te deje paralizado? No digo una obra descollante, pero sí que al mencionar lo mejor del año salga el nombre de EL disco inmediatamente y no haya que estar 5 minutos pensando y diciendo: ¿Este disco se editó este año? ¿Y el otro? Hasta que en algún momento paramos y decimos: Si estamos pensando tanto y se nos confunden las fechas debe ser que no hay ¿no?


Y esto nos llevó entonces a preguntarnos por la actualidad de la música en general, por los nuevos, los viejos, el presente, el pasado, la tradición, las marcas, los sponsors, los festivales, los subsidios, los sellos discográficos. No es una pregunta nueva, llevamos años haciéndola. Sucede que a esas preguntas se les agregan otras: ¿Qué pasa con los músicos de rock y su música? ¿En qué andan? ¿Se piensan a sí mismos? ¿Transitan la época mirándola por televisión? ¿Qué opinarán de un disco como Artaud, por ejemplo? Y si les gusta o les parece el mejor disco de la historia del rock argentino (como votaron en algún suplemento)... ¿porqué es que no se nota en NADA esa influencia?


Hace poco en nuestros estudios estuvieron los integrantes de la banda José Miel. Sebastián Diaz Romero y Leandro Díaz Romero. Y Sebastián se animó a decir algo que no he escuchado con frecuencia: "A nosotros nos falta dar ese pasito más allá, un paso que por una cuestión de comodidad o falta de sentido del riesgo no damos. Tenemos que dejar de hablar desde Palermo y para Palermo y sus barrios cercanos para hablarle a todos. Y no lo digo como el que mira desde afuera y evalúa, yo me meto dentro de esa descripción".


A mí esa declaración me pareció muy valiente, porque implica meterse adentro del problema. Y allí la otra cuestión: para muchos el lugar que ocupan no es un problema ni deja de serlo, es lo que les toca y no lo piensan.


Pero para no quedarme poniendo la lupa sobre los músicos voy a ponerla sobre los peridistas o comunicadores de la música: ¿Porqué los periodistas de rock (no digamos críticos que a esta altura son una especie en extinción) cuando entrevistan y preguntan en realidad no entrevistan ni preguntan, sólo se limitan a pasar gacetillas o describir las habitaciones y vestimentas de los músicos con una presición que no aplican a la hora de hablar de música?


¿Porqué ya no me sorprende para nada leer comentarios de discos en -por ejemplo- Rolling Stone y de antemano saber lo que al firmante le va a parecer ese CD? ¿Porqué hay pocas revistas en las que se pueda leer una entrevista extensa y rica como las que se hacían en Expreso imaginario? Hay algo de lo que definitivamente nos debemos hacer cargo: muchas veces los músicos contestan lo que contestan porque los periodistas preguntamos lo que preguntamos, es decir que no sólo no encontramos disco del año sino tampoco periodista de rock de la década, no digo ya del año.


Repasando estos temas pensaba en alguien que me pudiera aclarar la cuestión desde adentro. Paradójicamente conozco más músicos que periodistas (a nivel de trato personal) y hasta me atrevo a decir que los músicos tienen más clara la situación -como lo dice ese texto que escribió Grinjot- que los propios periodistas. No hay periodistas (hago la salvedad de mis compañeros de La Tribu, Miguel Grinberg con su porgrama en radio Nacional, Jorge Pistochi y alguno que otro más) que estén dispuestos a hablar sin concesiones sobre lo que sucede con su oficio. Por ejemplo: ¿Es posible trabajar en Rolling Stone y sostener sin que nadie se ría que son la revista que refleja o representa a la cultura joven? ¿Tiene alguien la necesidad en alguna de esas revistas, allí adentro, de decir que al rock se lo comió el sistema hace rato o es imposible poder siquiera deslizar algo así porque se baja Levi's? ¿En serio alguien cree que la película de Kapanga, el disco nuevo de Cordera, el nuevo de Estelares, lo que hace Jorge Serrano o No lo soporto tienen un peso artístico-musical-poético como pensar que pasa ALGO?

Yo soy de los que cree que pasa algo, a mi me entusiasma lo que está sucediendo con una escena de cantautores, bandas y orquestas que se me presentan como lo más interesante del momento pero que aún les falta ese que se yo como para dejar su estela. Como decía, los músicos de la nueva generación tienen mayor autocrítica, saben de sus limitaciones, y si bien todavía no han generado una gran obra, muchos de ellos creo que van por el camino correcto. El tema es cómo trascender ese cerco que hace que todos ocupemos un lugar marginal. Sabemos que ocupamos un lugar marginal, ok. Ahora, eso no debe hacer que nos quedemos cómdos en ese lugar mientras vemos como las bandas que supuestamente marcan la tendencia se han secado (si es que alguna vez estuvieron mojadas).



La seguimos después... o mañana en el programa.


Son tantos los matices que comprenden la actitud creativa de la música nacional -entiendo que en esa actitud existe un compromiso con el contexto cósmico humano-, son tantos los pasos que sucesivamente deforman los proyectos, incluso los más elementales como ser mostrar una música, reunira mentes libres en un recital, producir en suma algún sonido entre la mañana complacienta y sobremuda que:
EL QUE RECIBE DEBE COMPRENDER DEFINITIVAMENTE QUE LOS PROYECTOS EN MATERIA DE ROCK ARGENTINO NACEN DE UN INSTINTO.
Por lo tanto: el rock no le concierne a ciertas músicas que aparentemente INTUIDAS POR LAS NATURALEZAS DE QUIENES LAS EJECUTAN siguen guardando una actitud paternalista, tradicional en el sentido enfermo de la tradición, formulista, mitómana y en la última floración de esta contaminación, sencillamente "facha".

Sólo en la muerte muere el instinto. Por lo tanto si este se mantiene invariable, adjunto a la condición humana a la que necesitamos modificar para reiluminarnos masivamente, quiere decir que tal instinto es la vida.
El rock no es solamente una forma determinada de ritmo o melodía. Es el impulso natural de dilucidar a través de una liberación total los conocimientos profundos a los cuales, dada la represión, el hombre cualquier no tiene acceso.
El rock muere sólo para aquellos que intentaron reemplazar ese instinto por expresiones de lo superficial, por lo tanto lo que proviene de ellos sigue manteniendo represiones, con lo cual sólo estimulan EL CAMBIO exterior y contrarevolucionario. Y no hay cambio posible entre opciones que taponan la opción de la liberación interior.
En todo caso cierta estereotipación en los gustos de los músicos debería liberarse y alcanzar otra luz. El instinto muere en la muerte, repito. El rock es el instinto de vivir y en ese descaro y en ese compromiso. Si se habla de muerte, se habla de muerte. Si se habla de vivir, VIDA.
Más vale que los rockeros, cualesquiera sean sus tendencias ( entre las cuales por lo que se entiende instinto del Rock no hay mayores contradicciones) jamás se topen con los personajes hijos de puta demonios colaterales del gran estupefaciente de la represión que pretende conducirnos por el camino de la profesionalidad.
Porque en esa profesionalidad se establece- y aquí entran a tallartodas las infinitas contusiones por las que se debe pasar hasta llegar a dar- un juego que contradice a la liberación, que pudre el instinto, que modifica como un cancer incotenible la piel de la idea original creada hasta hacerla, en algunos casos, hacerla pasar a través de un tamiz en el que la energía totalizadora de ese nuevo lenguaje abandona la sustancia integral que el músico dispuso por instinto en el momento de crear, y luego esa abortación está presnte en los escenarios, en la afinación, hasta en la imagen exterior del mensaje cuando por fin se hace posible verlo.
Tengo conciencia de que el público ve esta debilidad y no se libera: sufre.
Luego esta ausencia de totalidad, esa parcialidad, es el negocio del rock.
El negocio del cual viven muchos a costa de los músicos, poetas, autores y hombres creativos en general.
O sea, esta difamación de proyectos solo adquiere relieve esa "ganancia" que representa haber ejecutado el negocio, y solamente en ese nivel hay una aparente eficacia. Es la parcialidad de pretender que algo que es de todos termina en definidas cuentas en manos de aquellos bastardos de siempre.
Este mal, por último rebote, cae nuevamente en la nuca de los músicos y los hace pelota.
Luego de participar en el juego, son muy pocos los que aún permanecen con fuerzas para impedir la trampa al repetir una y otra vez el juego mediante el cuel expresarse, o simplemente arriesgar en el precipicio de la deformación un mensaje que por instintivo es puro y debería llegar al que lo recibe tal cual nació. Este juego pareciera ser el único posible (hay mentalidades que nos fuerzan a que sea así). Lo importante es que hay otros caminos.
Luego de haber caído tantas veces antes de ejecutar esa caída final, parábola definitiva en la que se cierran los cerebros para no amar ni dar, hay muy pocos músicos que pueden seguir conservando ese instinto.
DENUNCIA
SIN EL LÍMITE DE LA DENUNCIA
A LO QUE NO RECIBE DENUNCIA
A LO QUE LA DENUNCIA TRASPASA
A ALGO PEOR QUE LA DENUNCIA MISMA
Denuncio a los representantes y productores en general, y a los merodeadores de éstos sin excepción, por indefinición ideológica y especulación compercial.
Ya que estos no se diferencian de los patrones de empresas que resultan explotadores de sus obreros. O sea, por ser los engranajes de un pensamiento de liberación a quienes no les interesa que toda la pieza se mueva, dado que al producirse el más mínimo movimiento, serían los primeros en autoreprimirse y dejarían por tanto de participar en la cosa.
Denuncio a ciertas agrupaciones musicales que se alimentan con esas mentalidades no libres, a pesar de contar con el apoyo del público de mente libre.
Denuncio a otros grupos musicales por repetitivos y parasitarios, por atentar contra la música amplia y desprejuiciada, estableciendo mitos con imágenes calcadas de otras músicas que son tan importantes como las que ellos no se atreven a crear ni sentir.
Denuncio a los tildadores de lo extranjerizante porque reprimen la información necesaria de músicas y actitudes creativas que se dan en otras partes del planeta, y porque consideran que los músicos argentinos no pueden identificarse cn sentimientos hoy día universales. Además es de prever que si estos señores desconocen que la argentina provee a su música nuevos contenidos nativos, ellos mismos están minimizando la riqueza de una creación local apenas florecida.
Denuncio a otras mentalidades por elitistas y pronosticadoras de la muerte de algo que por instintivo no puede morir antes que la vida misma.
Denuncio a las editoriales "fachas" por distribuir información falsa en sí misma y por deformar la información verdadera para hacerla coincidir con las otras mentalidades a las que denuncio.
Denuncio a los partícipes de toda forma de represión por represores y a la represión en sí por atañir a la destrucción de la especie.
Denuncio finalmente a mi yo enfermo por impedir que mi centro de energía esencial domine este lenguaje al punto de que provoque una total transformación en mi y en quién se acerque a esto.
El rock, música dura, cambia y se modifica, es un instinto de transformación.
Luis Alberto Spinetta.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Patologias Culturales 244

Estaremos charlando con Martín Buscaglia a propósito de la salida de su nuevo disco Temporada de conejos.
Lo estará presentando el mismo sábado 5 a la noche en Niceto.
Confiando en que el concierto de Spinetta y sus bandas eternas sea de esos inolvidables, contaremos nuestra experiencia en la cancha de Vélez.
Además escucharemos canciones de los nuevos discos de Ezequiel Borra (Las cosas del mundo / De todos los días) y de Seba Ibarra (Palimay).
Patologías Culturales- Sábados de 17:00 a 19:00

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Canciones patológicas


Estas fueron las canciones de Patologías Culturales N° 243:
- Travelling Willburys- Tweeter and the monkey man
- Hugo Díaz- Por una cabeza
- Marcelo Ezquiaga- Rompo
- Martín Buscaglia- Cortemonos la cara
- Viejas Locas- Aunque a nadie ya le importe
- Roberto Goyeneche- Balada para un loco
- Almendra- A estos hombres tristes
- Almendra- Chocolate
- Almendra- Ana no duerme
- Almendra- Figuración (en vivo)

jueves, 26 de noviembre de 2009

Carta enviada por Botafogo a los medios

Yo, don Vilanova, más conocido como Botafogo, en honor a mis cuarenta años de ruta junto al rock y el blues y a mis libros de enseñanza de música que han influenciado a generaciones de músicos, muchos de los cuales forman parte de lo más valioso de la escena del rock actual: declaro responsables y culpables de la muerte de 198 personas en Cromagnon y del cráneo destrozado de Rubén en Vélez a las empresas discográficas, medios gráficos, radiales y televisivos, managers y representantes que dieron difusión a grupos de mierda integrados por pseudo músicos horribles e hijos de puta que desde sus canciones y sus escenarios hablan de que está todo bien con el descontrol, la autodestrucción con la "merca", el "paco", el alcohol, los psicofármacos.
Ellos cobran dinero de SADAIC, regalías de las ventas de sus discos, dinero fresco en sus shows...pueden robar un remis en Rosario y entrar por una puerta de la comisaría, firmar un autógrafo al comisario y salir por la puerta de atrás como si nada grave hubiera sucedido... Pueden salir al escenario con un porro de paco colgando de sus labios dando un ejemplo a sus seguidores que no están cubiertos por SADAIC, por una empresa discográfica internacional, que no tienen una obra social como la de SADAIC o la de SADEM, que no tienen una manager que les va a procurar un buen abogado...son muy injustos, muy cínicos y muy poco concientes de lo que están haciendo...¡Ustedes son culpables y cómplices de éstas desgracias!
¿Vieron ustedes el bochorno de Piti "cantando" (graznando desafinadamente) con Fito Páez? ¿¡Qué mierda es eso!? ¡¡¡¡Eso es pura bosta!!!!
Sin embargo goza de la aprobación y la difusión y de los favores de quienes nombro más arriba.
¿Y los Callejeros? ¡¿Qué es esa basura?! ¡¿Porqué difunden esa mierda que ni siquiera puede ser considerada música mala?!
Recientemente pedí apoyo al Zar del rock y pop porteño para un show mendigando un poco de difusión y como respuesta recibí un: "No me interesa porque vos tocaste con Pettinatto" ¡¡¿¿??!!
Yo en mis temas hablo del amor de los sueños, de las estrellas, de los vínculos, de la introspección, de los átomos, de la magia y el misterio de la vida, de volar con la mente, de imaginar un mundo mejor... y me veo obligado a andar mendigando un poquito de difusión.
Si ustedes difunden a Pity, a los Callejeros y aun montón de grupos más que bajan línea de que está todo bien con el reviente - aunque algunos de ellos envían mientras tanto a sus hijos a colegios de curas ¿¡?! y ostentan símbolos nazis como adornos de sus escenografías- ... ustedes son cómplices de difundir el consumo de paco, merca y alcohol... ¿De qué lado están? ... ¿qué ganan ustedes con ésto?... ¿qué oscuros intereses están favoreciendo?
Yo pertenezco a la generación de pibes influenciados por Almendra, Manal, Pappo's Blues, Pescado Rabioso, Invisible, Aquelarre, Arco Iris, Vox Dei, Los Gatos, La Pesada del Rock and Roll, etc, etc, etc.... que me dieron ganas de ser músico y de cambiar el rumbo de mi vida hacia algo mejor que la mediocridad de aquellos días. Me mostraron que entre el negro y el blanco de "la argentinidad al palo" había un hermoso arco iris... jamás me hablaron de drogas sino de despertares.
Gracias a ellos hace 40 años que me gano la vida honestamente como músico, gracias a ellos evolucioné como ser humano, intelectualmente, psicológicamente, espiritualmente, emocionalmente.
Los autos importados y las casas de los countries que habitan estos "Rey Midas del rock", la compraron gracias a ese rock argentino que puso la piedra basal de este negocio pero parecen no recordarlo. Como ya se ha dicho, sus billeteras están forradas con la piel de los músicos.
Mucha de la pibada que hoy está descorazonada, desconcertada, frustrada, sin ilusiones, sin sueños, sin posibilidades, no creen en un porvenir y mucho peor: ¡están muy enojados!
Es nuestra obligación, es vuestra obligación, hablarles de que un mundo mejor es posible, para lo cual deben cuidar su cerebro de las drogas y el acohol, porque el cerebro es el templo del alma, es un regalo del misterioso universo creativo con el que nos contacta la música, la buena música.
Firma: Miguel Angel Vilanova
DNI: 11.956.658
Mat. Prof. de Música N° 4 otorgada por la Sociedad Argentina de Músicos.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Pablo Ramos is back

Pablo Ramos está en Argentina y aprovechará la visita para hacer por única vez ese hermoso espectáculo que crearon con Ernesto Snajer. Será el domingo próximo a las 16:30 en No Avestruz y se titula "La historia de la Música". Entrada $15. No se lo pierdan.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Mañana en Patologías: José Miel



Jose Miel es una banda tucumana con nombre de dibujo animado japonén radicada en Buenos Aires desde hace tres años. Está integrada por los hermanos Sebastián Díaz Romero y Leandro Díaz Romero, más el aporte de Joaquín Franco en batería.
En 2006 editaron su primer disco (José Miel). A propósito de ese disco, el periodista Christian Vitale escribió que Sebastián "es una especie de Spinetta andando por los cerros del Tafí".
Actualmente están preparando un disco doble con conceptos diferentes: en el primero se podrá apreciar el lado acústico y cancionero de la banda, y en el segundo la impronta más pop que los acompaña desde siempre.
Manifiesto
(x Sebastián Díaz Romero)
"Una imagen, un contexto lumínico, infinito... José Miel es una puerta, un retorno a casa, una ínfima posibilidad de crecer (los tallos llegarán hasta el cielo). El dulce viento vedado por las sombras caerá, el amor es una imagen entre mis manos. ¿Quién disfrutará el placer de dejarse llevar? He dicho, refundemos la intuición como única forma de aproximación al conocimiento. la melodía sufrirá dulzura"

Patologías Culturales- Sábados a las 17:00 hs

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Leo y el riesgo


Dijo Leo García en Rolling Stone:
"Yo creo en contar todo. Yo creo en la vida como obra. Porque así somos todos artistas. Yo muestro todo. Y mucho de esto que hago es para descubrirme más. Ahora un artista tiene que ser lo más parecido a un gurú. A alguien que no le importa tener. Alguien que toma y deja las cosas. Yo estoy practicando para ser eso. No estoy diciendo que vivo así. Sería importante aprender a tomar las cosas y dejarlas. Fluir. Trascender la riqueza, la fama y la fortuna. Me parece que ahuecan a la sociedad. Si lo único que tiene un artista para ofrecer a la sociedad es la distancia y la arrogancia, es como decirles que son todos unos boludos. La valentía de un artista tiene que pasar por mostrar lo que realmente es. Ahí se empieza a ver valentía. ¿Dónde está el riesgo ahora? Está en meterse en lugares donde uno supuestamente no estaría nunca".
Pensalo.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Unas lineas en caliente después del recital de Charly


Estuvimos 40 minutos haciendo la cola y entramos. Entramos como quien llega a la playa y se saca todo rápido para meterse al mar. Así entramos, apresurados, ansiosos, pero disimulando que estábamos bajo el efecto del nerviosismo.

Cancha de Vélez. Campo. Pensé en lo cerca que los jugadores tienen a las hinchadas, en lo difícil que debe ser jugar al fútbol con toda esa gente mirándote. Y estábamos ahí para ver a uno de los más observados de este país. Charly García tocaba nuevamente en Buenos Aires después de su internación del año pasado. “Tengo que volverte a ver” se llama la gira. No está mal el nombre. No es como “Me verás volver”, la de Soda. En ésta la expresión de deseo está de mi lado, yo – Maxi- soy el que tengo que volverte a ver. En la otra, el punto estaba en que parecen ser ellos los que hablan, los Soda. Vos vas a tener el privilegio de verme volver. Demasiado ego. De todas formas, no importa eso, aciertos o desaciertos de la publicidad.

Lo cierto es que lo volví a ver. Y arrancó con uno de los temas que más me gusta de García: El amor espera. Para aquellos que sentíamos que Charly estaba empezando a caer en la trampa de periodistas como Majul que quieren mostrar a través de él lo que quieren que la sociedad sea, que solo hay cielo e infierno, que un tipo que está “recuperado” es un ejemplo a seguir (porque siempre hablan de resultados, “está recuperado”, no hablan de procesos, de esfuerzos, de sacrificio. “Está bien!!” a pesar de que se lo vea tenso, que le cueste modular, que esté hinchado de tanto tomar pastillas, que camine lento…pero está bien, ahora dice que Maradona le da un poquito de pena porque le hace acordar a él en los viejos cercanos tiempos)... Decía, que para aquellos que nos daba un poquito de cosa esa situación, el hecho de que Charly haya arrancado con El amor espera fue como un volver del alma al cuerpo. La primera frase de esa canción dice: “Yo me hago el muerto para ver quién me usa, para ve quién me llora”, y después “somos como peces que están fuera del mar/ fuimos tantas veces hacia el mismo lugar/ todo el mundo quiere olvidar”. Eso es la síntesis García. Gesto de lucidez que indica que los carceleros de la humanidad no lo van a atrapar con sus redes.

Con ese sólo comienzo ya me quedé tranquilo. Qué iba a saber yo que encima iba a cantar bien y que la banda iba a estar grandiosa si yo nunca pedí que cantara como Luis Miguel. Sonando ajustadísima, la banda fue el soporte ideal para que García se preocupara sólo por lo que se tenía que preocupar: tocar piano y cantar. El ángel de Hilda Lizarazu le dio ese toque que le dieron en otra época a la música de Charly presencias como la de Fabi Cantilo, la misma Hilda o María Gabriela Epúmer, es un no se qué. Pero volviendo a Hilda, repartía dulzura a la vez que un manejo de escenario verdaderamente envidiable. Y Charly –en eso estábamos- tocó piano y cantó bien, llegando a notas a las que antes le costaba llegar, remarcando las frases a las que quería darles un sentido especial.

Y hablando de presencias: la lluvia. La lluvia como signo purificador, que viene y lava todo. En una noche en la que García viene a tocar para liberar fanstamas, la lluvia le hace un giño y limpia, y da épica a un hecho histórico de por sí para la música argentina y latinoamericana, y mucho más después de la actuación.

El momento donde la cosa se puso espesa fue cuando ingresó el Flaco Spinetta. “Mi ídolo, mi maestro”, dijo Charly. Abrazo fuerte. En la entrevista que dio en Rolling Stone hace unos meses ya había anunciado que si Spinetta leía ese reportaje, estaba invitado a tocar esa noche. Se ve que el Flaco leyó. Fue el único invitado. Qué más, cualquiera que hubiese subido antes o despúes de él hubiera quedado opacado. Porque anoche pudimos ver a los dos más grandes compositores del rock argentino. Y justo en ese momento, como si el choque de planetas arriba del escenario hubiera tenido resonancias climáticas, se desató un diluvio de película. Pero que importaba. Estábamos felices. Rezo por vos tocaron. “Morí sin morir y me abracé al dolor/ y lo dejé todo por ésta soledad”.

Cada canción pareció elegida para la ocasión. Como cuando en Llorando en el espejo dice “La línea blanca se terminó”, o cuando canta irónicamente “Hoy paso el tiempo demoliendo hoteles”, o cuando en Promesas sobre el bidet me recuerda que “Cada cual tiene un trip en el bocho/ difícil que lleguemos a ponernos de acuerdo”. Y sí, será así. En una cosa podemos estar de acuerdo. La noche de ayer fue memorable y nos fuimos felices.

En un momento –después de algunas referencias para que "pare la lluvia”- García dijo: “Este el primer concierto subacuático del mundo. Yo quería hacer música abajo del agua ¿no?”. Finalmente, para los cazadores de noticias, ahí tienen la novedad, sólo que nadie se dio cuenta. La novedad entonces estuvo en que García otra vez se salió con la suya e hizo música debajo del agua.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Poemas y Canciones Volúmen 21 (Radial)

El pasado sábado 17 de octubre ocurrió al aire algo que pasa poco en radio: un hecho artístico. Y no es que lo hayamos realizado nosotros. No. Con motivo de festajar los 20 años de La Tribu hablamos con Hernán para hacer algo y él no tuvo mejor idea que llevar sus Poemas y Canciones al aire. En vez de hacerlo en los lugares donde suelen recitar y cantar, lo trajeron a la radio. Fue un Volumen radial por primera vez.

Y fue una hora y media de magia. Las voces y los acordes, las palabras y las músicas se fueron superponiendo hasta redondear eso que uno termina por definir como arte. Las poesías de Hernán, las canciones de Juan Ravioli, el decir de Pipo Lernoud, la manera en que Flopa abre la boca (y te mata) cuando suelta sus versos al aire en cada canción, el grito de Osvaldo Vigna y Ezquizodelia, la presencia de Ariel Minimal (y me pongo de pie) y los shot a la mandíbula de Vicente Luy (que no recitó pero como un ángel nos conmovió con su sólo estar). Todo eso se dió en una hora y media de programa.

Sí! El sábado pasado vivimos uno de los momentos más gratos, amistosos, poeticos y cancioneros de los 6 años que lleva de vida que lleva el programa. Aquí van las fotos. Que las disfruten!




















viernes, 9 de octubre de 2009

Mañana en Patologías: Alvy Singer


Mañana desde el comienzo del programa estaremos charlando con Alvy Singer. Acaba de editar su nuevo disco titulado El corazón fantasma y vendrá con su guitarra para presentarnos esas canciones que nacieron desnudas y que fueron vestidas con las ropas de la Big Band.
Si gustan sus canciones, mañana mismo (después del fútbol) pueden acercarse para ver la presentación en vivo que hará en Café Vinilo a las 23:45. La dirección es Gorriti 3780.
Además: Cine con Oscar Cuervo, el rock de Néstor Pichín y (muy probablemente) Gonzalo Aloras desde Europa. Otra que la Selección!
Completan el staff:
Pablo Ramos
Lucio Dodero
Sofía Grenada
Anto Diomedi
Patologías Culturales- Sábados de 17:00 a 19:00

jueves, 8 de octubre de 2009

Charly García en Chile: Bien Igual


Dedicatoria a Mercedes Sosa, una banda impecable, las manos sobre el piano y las letra de siempre. ¿Otro Charly? Ni dudas ni reproches entre el público chileno. Simplemente el mejor reencuentro.

Por Andrés Del Brutto
Periodista
Desde Santiago de Chile, especial para Patologías Culturales

"¡Pero Charly todavía tiene la voz hecha mierda!", me comenta un colega al escuchar fragmentos de Yendo de la cama al linving que un portal de noticias subió a internet. La reacción me ayuda a cerrar algunas reflexiones que nacieron en la previa del concierto y que maduraron mientras volví a escuchar a García en vivo.
Es cierto -pienso- no es la voz de Sui Generis. Tamoco vale conformarse con un patético "¡Vamos, al menos todavía puede cantar!" Nada de eso.
Las entradas no se agotaron. El Arena Santiago es un gimnasio similar a los usados en Estados Unidos para grandes conciertos y espectáculos deportivos como la NBA donde brilla un tal Ginóbilli. 13 mil personas en su máxima capacidad. Cerca de 9 mil llegaron la noche del viernes 2 de octubre para el reencuentro. ¿Quienes? El común denominador con los conciertos de Fito Páez en Chile: desde quinceañeros que recién aprenden a escucharlo hasta los que llevan tres décadas musicalizando su vida con estos músicos en sus walkman.
Un trapo colgado en las tribunas más baratas -las más completas en su capacidad- rezaba: "GRACIAS X VOLVER CHARLY. SNM". Ni la voz ni el piano ni el aguante hecho mierda. No hubo reproche alguno.
La cancha partida en dos: general y VIP, invento marketero para que la cercanía con el escenario sea más cara. Aquello de llegar tres o cuatro horas antes, prácticamente a charlar con el portero, quedó en el olvido. ¿Acaso no era un triunfo personal quedar adelante? Alguna vez lo hice, la última cuando Charly y Nito resucitaron lo que quedaba de Sui Generis en el 2000 para reventar el Velódromo del Estadio Nacional de Santiago con un impecable repaso de lo mejor de sus obras. Esta noche, la del reencuentro, los chicos se rompían las manos aplaudiendo y chiflando.
Volviendo a frases que escuché en el camino, la de "parece un abuelo, dan ganas de abrazarlo" se repitió seguido. La sensación era compartida y nace en el aspecto que a esta edad Charly nunca había lucido una imagen tan inédita como conmovedora para quienes lo han seguido por un buen tiempo. Las justificaciones siempre fueron discutidas; antes podía estar atentando contra su salud, pero el peso de su obra anterior y una que otra presentación lúcida generaban un "sólo él puede caminar por la cornisa de esa manera". Esta vez fue un periodista del diario La Tercera el que preguntó al público: "¿Charly drogado o así como está, cuál prefieren?" No creo que sea necesario comentar algo al respecto. Más bien recordé el prólogo de Sergio Marchi en la reedición de No digas Nada, la biografía del Charly amigo con el que tocó batería pero al que ahora señalaba en sus errores. O en los errores de quienes lo rodeaban, Marchi entre ellos. En fin, no apunto a Marchi, él comentaba cómo habían cambiado alguna de sus opiniones o cómo miraba de otra forma en el tiempo que pasó entre una y otra edición.
Escucho ahora las frases de los temas de Charly, cobran vida en su voz y vuelven a significarse. Parece una película de su vida en clips de tres minutos. "Yo no sé bien qué es / vos dirás Son intuiciones / verdaderas alertas"; "Ya no quiero vivir así / repitiendo las agonías del pasado"; "Los carceleros de la humanidad / no me atraparán dos veces con la misma red". Sacadas de contexto o medidas con su imagen sobre el escenario, estas palabras cuentan una historia que no pudo haber sido planeada de esta manera.
Las reflexiones viajan desde mi asiento en la tribuna y frente a una banda de lujo. Vön Quintiero, Samalea y Lizarazu, realeza del rock argentino interpretando genialmente junto al piano que García abandonó en contados temas. "Los red hot chilean peppers" - como alguna vez Charly bautizó a los músicos chilenos que lo acompañan- hacen su parte, más que un simple soporte. Curiosidad al margen, la presentación bautismal de charly con los "Chilean" ocurrió en el escenario del Estudio 54, discoteque del barrio de Vitacura en Santiago. Charly viajó entonces sólo acompañado por María Gabriela Epúmer, los músicos de la banda del dueño del boliche completaron la formación. Aquella vez Charly saltó sobre el público y cayó sobre quienes estábamos más cerca del escenario. "¡Subanme chicos!", gritó antes de incorporarse sobre el piano para completar unas tres horas de presentación.
Aquella del 2001 fue una noche de Jacks daniels y quién sabe qué otra sustancia. La de octubre de 2009 fue la del recuerdo de Mercedes Sosa en Rezo por vos y en Inconsciente Colectivo. La de la dedicatoria final de Los dinosaurios para el dictador Pinochet. La de sus músicos celebrando eufóricos al terminar el bis. La noche del reencuentro.
Me pregunto: ¿Habrá que cambiar de opinión? Estas letras no son diferentes. ¿Acaso no vuelven a decir lo mismo que años atrás? Charly responde: Deberías saber porqué.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Escribir en el aire

Carlos Aldazabal, Diego Skliar, Gabo Ferro y Maximiliano Diomedi
El periodista Juan Manuel Castro reseñó para Revista El Abasto la charla que tuvimos el 14 de septiembre con Gabo Ferro en el inicio del ciclo "Escribir en el aire. Poetas de la música" que se lleva adelante en el Centro Cultural de la Cooperación una vez por mes. Para leer la crónica: www.revistaelabasto.com.ar/poetas_de_la_musica_Gabo_Ferro.htm

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Poesías y Canciones Patológicas


El próximo 17 de octubre vamos a compartir un tarde de Poesías y Canciones. El ciclo, que desde hace un tiempo viene desarrollando el poeta Hernán en distintos lugares, tendrá su edición 21 en el aire de la radio y en el marco de nuestro programa. Es una buena forma de seguir festejando los 20 años de La tribu. Es una buena forma de encontrarse con amigos. Un hora y media a merced de la música y la poesía. Vayan agendando!

Pasen por: www.treneshaciaafuera.com.ar

viernes, 25 de septiembre de 2009

Patologías Culturales + Rebeldes Stereotipos


Patologias Culturales- Sábados de 17.00 a 19.00

lunes, 31 de agosto de 2009

Miguel... no sé por qué me puse a pensar en él

Dibujo de José Cardelli. www.rolandoarroz.blogspot.com

CHAU

Yo sigo fiel a mis pasos,
Que van tras mi necesidad.
Puede;
Que al girar mi cabeza cuatro veces
ya no te encuentre.
Pues,
quede este momento como constancia
De que por vos estuve buscando.

jueves, 20 de agosto de 2009

Momentos del festejo por los 20 años de La Tribu


Estas son algunas fotos del concierto que dieron juntos Gonzalo Aloras y Pablo Dacal el viernes pasado en el CCC, concierto que -dicho sea de paso- va a quedar por mucho tiempo en nuestras retinas y oídos. El cruce de los dos arriba del escenario no pudo ser mejor: cantaron La Era del Sonido (guitarra y piano para una canción que el día que se sea bien escuchada convertirá definitivamente a Pablo en uno de esos artistas imprescindibles para entender el Buenos Aires musical del 2000), un rescate de la época de Mortadela Rancia que se llama Puertas del sol, y la frutilla del postre: entonaron juntos el nuevo tema de Charly García Deberías saber por qué.

¡¡¡Gracias a los dos por la predisposición y por el enorme talento puesto al servicio de la música!!!

Como cantó Dacal en uno de los momento más emotivos de su set (cuando le dedicó su canción Todo o nada a La tribu): Caminar, amar, amar y cantar. En eso estamos.





miércoles, 12 de agosto de 2009

Entrevista a Dani Umpi y Adrián Soiza

¿Qué es Dramática, me refiero tanto al show como al disco?


Adrian Soiza (guitarra y voz): Dramática es un espectáculo que versiona canciones de amor. Trabajamos todo en función del concepto de la tragedia del amor. El disco Dramática plasma ese show que hacemos en vivo.


Dani Umpi: Le pusimo Dramática por una cuestión de visión super artificiosa de esa temática y el abordaje del sentimiento, por una cosa aparatosa, como cuando dicen "ah, no seas dramática". Ese es el hilo conductor que tienen todas las canciones. A simple vista uno puede pensar que no tienen mucho que ver unas con otras, pero bueno, nosotros le encontramos mucha conexión, además de que son canciones que las llevamos a nuestra estética y a nuestra manera de hacer las cosas, enconces la coherencia va por ese lado.


¿Hay un criterio para la selección del repertorio?


D.U: Es por gusto, por eso no es un disco de género ni generacional, son canciones que nos gustan a nosotros, que las escuchábamos hace años o hace poco.


A.S: Cuando uno escucha música es como cuando lees un libro. Cuando lees un libro, el narrador en mi imaginario seguramente tiene una textura que, si pudiéramos abrir las cabezas de cada uno, ese sonido sería distinto. A la hora de interpretar la canciones o desvestirlas, lo que yo intenté hacer es ser portador de esa voz que yo encuentro en las canciones ¿no? A veces viene Dani y me dice "hagamos ésta que está buenísima", algunas de esas canciones no las conozco y me copo, otras veces vengo yo y digo "hagamos esta"; algunas veces hacemos las dos. Bette Davis Eyes es la mezcla de dos canciones: esa canción de los 80s y Aguas de marzo, de Tom Jobin, muy representativa de la música popular brasilera. Si vos las escuchás no tienen que ver con sus versiones originales pero están habladas desde la guitarra y cuando las ejecuto trato de sacar esa voz que yo escucho en esas canciones, como yo las siento. No es tan serio como está sononado ahora, es muy divertido, totalmente lúdico.


¿Porque aparecen los argentinos que aparecen?


D.U: Sin querer hay más argentinos que uruguayos. Hay solo una canción uruguaya. Son canciones que a nosotros nos gustan y que no tienen mucho que ver entre sí. La de Valeria Lynch (Muñeca rota) es una que siempre nos gustó, ya el original tiene unos arreglos y unos teclados que son increibles y mucha adrenalina, cada vez va subiendo y subiendo. Nos gusta más allá de la figura de Valeria Lynch como fetiche. La canción en sí está buenísima. Zamba para olvidarte es una canción que mi padre siempre toca con la guitarra, es un recuerdo que tengo desde niño hasta ahora. Voy a fin de año, termina el lechón y empiezan a cantar con mi tío y cantan eso siempre. Y a Adrián le pasaba lo mismo, la cantaba la mamá. Es una canción que compartimos, es más del orden de lo emocional.
A.S: Una cosa a destacar es que cuando uno habla de cover habla de tocar respetando la canción, y lo nuestro no es así. Es más, muchas canciones están cortadas. Muñeca rota, por ejemplo, es así, está ejecutada la mitad de la canción y la letra está reacomodada. Ahí ves lo lúdico que hablábamos hace un ratito, desde dónde sentimos la canción. Sigamos con los argentinos del disco...


D.U: El Otro Yo y Fun People están porque son canciones geniales (las cancione son No me importa morir y Si pudiera). Para mi Fun People fue muy importante en mi vida desde lo musical y lo emotivo, de emocionarme yendo a sus toques. Yo lo admiro mucho a Nekro, y para mi ir a ver a Boom Boom Kid o a Fun People es un fiesta insuperable, me meto en el pogo y todo. Una vez pasé música con él después de un toque de él y guardo el flyer porque para mi es una artista que da mucho e inspira mucho también, porque da mucha fuerza. y esa canción me encanta. Y con El Otro Yo no es lo mismo pero hay algo similar porque el disco Abrecaminos en su momento lo escuché un montón y me encanta, me da felicidad. Y con Adrián llevamos las canciones a lo que somos nosotros. La de El Otro Yo está con otra canción que canta Marina Lima que no tiene mucha coherencia, pero como salió así en los ensayos quedó así.


Es muy dificil encontrarse entre los músicos con el desprejuicio que tienen ustedes a la hora de abordar esas canciones y esas temáticas...


A.S: Cuando hacés una disciplina artística que te apasiona, no estás muy preocupado por si hay que defender lo que hacés. Yo creo que las cosas que necesitan ser defendidas son las que se caen solas, no tienen mucho sustento. No quiero pecar de arrogante con esto. Yo me pregunto también qué tengo para decir. Y creo que ese desprejuicio tiene que ver con una actitud positiva, con un sentimiento positivo hacia el rock, que no es mi música favorita pero encuentro cosas muy copadas. También en el pop. Este no es un disco pop pero el lenguaje es bastante pop. ¿Cómo lo encasillás? Ni idea, pero no está forzado. Nosotros generamos muchos amigos dispares con este disco y eso es una riqueza increíble. Si eso se sigue cumpliendo uno dice tarea cumplida.


D.U: Yo estoy de acuerdo, pero mi caso es diferente porque yo empecé a cantar hace poco porque de chico no tenía la fantasía de cantar. La música la disfrutaba desde el lado del oyente, no desde el músico. Y como oyente tampoco me interesaba mucho profundizar en algo de género ni nada. Y claro, mezclé mucha cosa y eso se nota ahora cuando hago un disco y canto y me preocupo por tener mi identidad dentro de la música. Pero tá, vengo de ese lado del disfrute de la música sin pensar que sólo me gusta un género. está Ace of base y Fun people y claro, yo iba a bailar y pasaban Ace of Base y me gustaba y después iba a ver a Fun people y me emocionaba. No tenía complejo con eso, con otras cosas sí, pero con eso no. Y claro, estaba todo junto y ala vez eso es un valor. porque a veces, cuando el rock trae para sí cosas del pop, lo hace con ironía o como un fetiche, en cambio nosotros no, se nota que lo hacemos porque nos copa, porque nos encanta. Hay un tema de Pet Shop Boys, nos parece lo más...o Fangoria.


A.S: También hay una cosa muy 90, nosotros somos hijos de los 90s. Si bien no nacimos en esa década, sí explotamos en esa época por así decirlo. Entonces, este eclecticismo parte un poco de esa época.


D.U: Si, igual no me parece generacional porque cada uno viene de otro lado. Acá hay canciones que no son de un momento, por ejemplo las brasileras, tiene que ver con que yo soy del norte, con algo más geográfico. tiene que ver con un corte personal nuestro más que con un momento vivido en común. Hay 90 porque... El año pasado nos pareció genial el disco de Katy Perri, me pareció genial como estaba producido y ahora hacemos un tema de ella en vivo. Entonces hay 90 y hay de ahora.


¿Cómo se grabó el disco? ¿Intentaron recrear la atmósfera del vivo a la hora de entrar en el estudio?


A.S: Es un disco que por un lado las canciones fueron testeadas sin demasiada pretensión, fundamentalmente porque el link que es necesario justificar es el retorno con el público. Vos ves el show y no salís triste, puede no gustarte -y eso es muy loable también- pero triste no salís porque te enganchás mucho con el planteo estético. Cuando empezamos a hacer el disco hubo un proceso largo de grabación porque fue muy cuidado el tema del sonido. nos tomamos mucho el tiempo para que quedara bien, fuimos muy minuciosos a pesar de que es un disco muy mínimo: tiene cuerdas de nylon, cuerdas de metal, y que trabaja sobre la guitarra. necesitábamos que las canciones quedaran lindas y nos gustaran.


D.U: No nos pusimo fecha y eso dio tranquilidad. Porque salió como nosotros queríamos. Si ya era caprichoso todo estaba bueno que el hacerlo también.


¿Cómo es la relación que tienen con artistas uruguayos de la talla de Eduardo Mateo, Rubén Rada, Fernando Cabrera, El Príncipe...músicos todos ellos que tienen especial ascendencia sobre los músicos argentinos en éste momento?


D.U: Yo estoy empezando a cambiar algunas ideas porque siempre veía esta experiencia como algo aparte de la tradición uruguaya musical. Pero ahora que damos las entrevistas y hablamos con gente vemos que este disco sólo puede existir porque somos uruguayos y está todo eso presente. Partimos de otro lado y hacemos otras cosas pero es re uruguayo en muchas cosas. Yo particularmente he escuchado un montón de Cabrera pero nunca pensé que se pudiera notar en algo que hiciera...ahora no sé si se nota. Lo que pasa es que cuando sos de ahí... El príncipe yo nunca lo iba a ver. A Darnouchans y Cabrera todo el tiempo, y a Leo Masliah. Recién ahora los estamos conociendo a muchos músicos. Yo admiraba mucho a Estela Magnone, una música uruguaya - el primer cd que me compré fue de ella- y ahora nos fue a ver y la conocí a partir de esto. Tenía amigos músicos desde antes que son Samantha Navarro y Martín Buscaglia, pero después no conocía a nadie.


A.S: De Fernando Cabrera hay un disco que escuhamos mucho y estaba muy presente, qué se yo. No hay dudas de que lo nuestro va por otro lado, pero hay una relación. Nos vemos, nos cruzamos en un show y nos reconocemos, charlamos, y la sensación que tengo es que se entiende y se respeta muchísimo el lugar de cada uno, y para mi eso es muy copada, fundamentalmente con Cabrera.


D.U: En un concierto de Lisandro fue la única vez que hablé con él y me sorprendió que conocía lo que hacíamos y yo no pensé que conocía. estuvo bueno.


¿Y Mateo?


A.S: El no nos fue a ver todavía (risas).


D.U: Lo que pasa es que eso en Uruguay es muy clásico, no sé si como Charly García acá.


A.S: Mateo es la musa de la música popular uruguaya. Parte desde Mateo. Nosotros venimos de un país que implotó y se esfuerza por implotar, y comerse a sí mismo y vivir de sí mismo y no salir hacia afuera. Yo reconozco un determinado fastidio en ese comportamiento. Ahora, ya de grandecito, me he amigado mucho ¿no? Me encanta Jaime Roos y la música popular uruguaya, pero no tengo una actitud rebelde. Mateo representa eso para cualquier músico montevideano. Porque vos hablás de música popular uruguaya y estás recortando a Montevideo de todo el resto. Dani, por ejemplo, es de Tacuarembó, una provincia que limita con brasil más al norte. ¿Vos que pensas?


D.U: Estoy totalmente de acuerdo, porque en Uruguay es diferente la figura de Mateo que acá. Es como Torres García. Si vos sos de otro país decís "Ah! que bueno Torre García, qué bueno Mateo", pero si sos de Uruguay decís "Ay! Todos tocan como Torres García, todos tocan como Mateo, ya estoy harto" . Yo crecí escuchando a Mateo y escuchando a 20 que hacían todos como Mateo, entonces uno lo redescubre después, y tratás de sacar tus prejuicios. Mateo es como Rada, son muy importantes allá, y a la vez generó toda una manera de ser y de crear y de vivir la música que es muy importante para él, pero cuando estás en un medio donde eso es demasiado...es como si te dijera el rock uruguayo ahora. Es LA música uruguaya. Mateo era genial pero vivimos en un país donde está Mateo en todos lados.


Dani, en una entrevista dijiste lo siguiente: "Siempre prefiero la frivolidad y el snobismo a esos grupos que denuncian miserias sociales sin nombrar a los responsables"


D.U: No me acuerdo el contexto de cuándo dije eso (risas)


¿Pero estás de acuerdo o te suena descolgado?


D. U: Lo que pasa es que yo me nutro mucho, cuando hago canciones o escribo narrativa, del imaginario de la amistad muy frívola y hedonista. Hay un musical mío en el C.C. Rojas -sábados a las 22:30- que habla de eso: un grupo de amigos que solo piensa dónde ira a bailar, qué ponerse, todas esas cosas. Y eso a mí siempre me tiró mucho como concepto y como imaginario. Y mis novelas tienen ese tono y las canciones que hago también, porque es el universo que a mi me gusta ¿no? Y al escribir tanto sobre eso después vienen los comentarios. y las críticas siempre vienen por ese lado -imagino que ese era el contexto de lo que dije- ¿porqué es todo tan frívolo? Y en realidad eso es lo que a mi me interesa y tampoco puedo estar en otro lado, hacer canciones como La Vela Puerca, yo que sé, porque no me sale y porque para eso ya están ellos. A mi me interesan otras cosas. No es que no me interesen los problemas sociales sino que me encandila más otro tipo de cotidianeidad. Ahí también es muy rico el tipo de relacinamiento que se da y surgen cosas que están buenas.


A.S: Si vos ves al arte como un medio parab cambiar la realidad o como un medio para expresar tu pensamiento, a mi me parece que Dani está hablando de eso último. Yo lo conozco y no creo que no esté comprometido, es un tipo muy sensible...


El punto es hasta qué punto sirven las canciones con contenidos sociales, si despabilan a loa más despabilados o realmente a alguien le hace cambiar el punto de vista que tiene respecto de la realidad. Solo le pido a Dios hace 30 años que se canta y tiene vigencia, lo que indica que las cosas no cambiaron tanto .


D.U: Claro, lo mío iba por ese lado. Lo que pasa es que a veces los discursos políticos en las canciones (o de lugar común) a mi no me llegan ¿entendés? Es como las canciones de amor que todo el tiempo dicen te amo, llega un momento en que eso ya no quiere decir nada. Y con los discursos pasa lo mismo. Igual hay cosas que me gustan. Lo que hace el pelado Cordera me gusta, Tabaré también... canciones que están buenas, pero me parece que a veces quedan al mismo nivel de otra cosa. Pero tiene que existir algo para que exista lo otro, porque si le das rienda a solo tipo de pensamiento queda todo muy redundante, no decís nada. Es cierto que yo también escribo cosas que son re tontas. A mi me cuesta un montón el tema de la demagogia. Es cierto que a mucha gente esas canciones le ayuda a preguntarse cosas, pero a la vez te hacen entrar en una forma de pensar muy rígida o en un lugar común de decir "los ricos son malos", que es simplista, te saca a vos la preocupación de pensar, la frase te seduce tanto que decís "tá, esto es así como dice esta canción". Eso es mucho más cómodo.


Adrián recién decías: ¿arte para transformar la realidad o arte para expresar lo que uno siente?


A.S: Uno trata de buscar espejos en todo lo que hace. de lo que decía Dani recién con respecto a uno zabullirse en su propio fetiche de lo que hace o uno citar al poeta...yo tengo las dos cosas. Sí sé que muchas veces siento al arte desde un lado sensible, lo grafico desde una fractura. No creo que me interese cambiar el mundo con el arte, sí me interesa cambiarme a mi, eso es fundamental, eso significa ser lo que quiero ser sin aislarme del resto. Pero no sé si me hago entender.


D.U: Yo tengo una formación de artista plástico y me cuesta liberarme de esos vicios de que todo quiere decir algo. A veces no. Yo tengo esa mentalidad. Igual sé que no tiene porqué ser así, pero al venir de ahí...


Recuadro:


Hacia el final de la charla salió el tema de las religiones y Dani dijo:


"Nosotros somos muy anti religiosos, igual creemos en la paz del mundo (risas). Lo que pasa es que yo vengo de una familia católica que se dedica al ecumenismo, entonces eso... Hasta hace un tiempo yo tenía un discurso muy formado en contra de eso y hasta te podía hacer un programa sobre eso, ahora no tanto. pero vengo de mucha rabia hacia eso por más que mis padres estén en constante diálogo con todas las religiones. Yo soy un ateo defensor del ateismo, entonces todo eso es dificil...uno va superando pero son los prejuicios que uno tiene.


¿Cuántos habitantes tiene Tacuarembó?


45 mil.


¿Y cómo era la vida de chico ahí?


Como en toda ciudad chica del interior de esta zona, con diferencias de clase bastante marcadas, pero en comparación con otras ciudades más grandes era ridículo. Pero era lindo, la pasaba bien. Yo hacía mi vida, tranqui, pero claro, a veces depende de la cabeza que tengas, podés sentir que no hay nada para hacer como todo lo contrario. A mi no me pasaba eso, igual no tenía mucha aspiración, yo quería escribir y escribía, estudiaba...No era que decía "no veo la hora de irme", pero igual sabía que iba a terminar e irme. estaba claro. Elegí mi carrera sin mucha vocación, estudié dos carreras dentro de Comunicación: Publicidad y una artística. Por suerte me gustaba estudiar, pero mi vida era muy promedio.